Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Seleccionar página

Suele pensarse que a un gamer le basta con un ordenador potente para tener la partida ganada. Gran error.

La realidad es otra: sin periféricos de calidad, ya sea el ratón, monitor o el teclado, no conseguiríamos mucho. Y es que el teclado es uno de los elementos más importantes en el mundo del gaming. Un ordenador gaming sin un buen teclado sería el equivalente a comprar un coche de competición y equiparlo con neumáticos convencionales.

¿Qué haría un atleta si entrenara 5 horas al día pero corriera con unas zapatillas de mala calidad o vistiera ropa inadecuada? Tal como le pasaría al atleta, para el gamer, carecer de un buen periférico como el teclado supone una clara desventaja frente al enemigo.

El teclado, ese gran desconocido

Actualmente podemos encontrarnos con dos tipos de teclado: de membrana y mecánicos. El primero es el tipo de teclado que se encuentra en la mayoría de los ordenadores. Funciona a través de una membrana de caucho que se ubica por debajo de las teclas. Esta membrana captura la señal procedente de cada pulsación y la envía de forma electrónica al ordenador.

Este tipo de teclado suele ser bastante silencioso y se distingue fácilmente por su tacto algo esponjoso. Destacan principalmente por su buena calidad-precio, aunque suelen tener una vida útil inferior a la de los mecánicos, entre 1 y 10 millones de pulsaciones.

Es una buena opción para juegos de tipo MOBA (como League of Legends o DOTA2) ya que suelen ser teclados de perfil bajo, con teclas más planas y separadas, que permiten una pulsación más rápida que los teclados mecánicos.

A pesar de que los teclados de membrana sean una buena opción, hay quien prefiere los mecánicos. Este tipo de teclado difiere principalmente en que, en vez de presentar una membrana, cada tecla se vale de unos resortes e interruptores individuales que tiene debajo: los famosos switches, mecanismos con muelle y resorte de bloqueo.

Gracias a estos switches, no es necesario que pulsemos las teclas del todo para que estas envíen la información al PC, por lo que su vida útil llega hasta los 50 millones de pulsaciones.

Dentro de los teclados mecánicos existen también distintos tipos según los interruptores que lleven incorporados. Suelen clasificarse por colores atendiendo al criterio de Cherry MX, el mayor fabricante de interruptores del mercado, aunque algunos fabricantes optan por sus propios criterios de análisis de presión y recorrido.

La elección de un tipo u otro de switch dependerá siempre de las necesidades del usuario. Así, podemos encontrarnos con un Cherry Black (el modelo más robusto y preferido por muchos gamers), un Cherry Brown (más adecuado para MOBAs por su dinamismo y por ser más silenciosos), un Cherry Blue (más ruidosos pero más similares al tacto de los de membrana) un Cherry Red (adecuado para todo tipo de juegos) o un Cherry Clear (similar al Brown).

Hace poco HP presentó, dentro de su nueva gama de periféricos gaming OMEN by HP, su OMEN 1100 Keyboard, un teclado mecánico que supera todas nuestras expectativas. Pero, ¿qué busca realmente un gamer en un teclado?

Teclados gaming: lo que les hace especiales

Un teclado es, ante todo, una herramienta, y como buena herramienta debe cumplir con una serie de características. Un teclado gaming no es un teclado cualquiera, sino que debe ser capaz de aportarle al jugador las funciones y especificaciones que podrían ser decisivas en una partida, empezando desde el segundo uno por la comodidad.

La comodidad debe ser determinante tanto a corto como a largo plazo. Un fan de los videojuegos pasará horas frente al ordenador. Si un teclado no es ergonómico y no se adapta a la posición natural de los brazos se pueden sufrir todo tipo de dolencias tales como el famoso síndrome del túnel carpiano.

Además de la comodidad, un teclado gaming debe presentar función anti-ghosting. Esto nos permite combinar teclas de forma simultánea pudiendo recibir información de dos teclas o más a la vez sin pensar que nos hemos confundido torpemente. Algo imprescindible en la mayoría de los juegos.

En relación a esto, todo teclado gaming en condiciones tiene que estar equipado con teclas macro. Esto viene a significar que varios comandos se unen en una única tecla permitiendo un gran ahorro de tiempo. El número de teclas macro varía bastante de un teclado a otro, y muchas veces esto depende de su tamaño, otro factor a tener en cuenta.

Aunque sea algo que puede pasar desapercibido, existen unos estándares de tamaño determinados. En el mercado actual nos encontramos con los llamados full layout o teclados completos, de 104 o 105 teclas, los full compact, que se diferencian de los anteriores porque eliminan el espacio entre letras, los tenkeyless (TKL), de 87 u 88 teclas y su versión compacta. Dependiendo del uso que le vayamos a dar a nuestro teclado o de si necesitamos o no transportarlo, nos decantaremos por un tamaño u otro.

Por último, pero no por eso menos importante, hay que destacar la retroiluminación. Un detalle que puede parecer innecesario pero que es muy útil. Todo gamer que haga de la oscuridad de su cuarto su mejor sistema de concentración necesita ver bien el teclado. Imaginémonos lo ridículo que sería fastidiarle a todo tu equipo la partida por no atinar en la tecla correcta.

La propuesta de OMEN

Los fabricantes, por supuesto, tienen todo esto en cuenta a la hora de crear un nuevo producto. De esta forma aparecen teclados como el OMEN 1100 keyboard, la joya que HP ha incluido dentro de su gama OMEN by HP, especialmente pensada para gamers.

El teclado OMEN 1100 presenta un diseño elegante y, ante todo, ergonómico: con un peso de 0,99 kg, las patas ajustables se adaptan al ángulo de tu muñeca para ayudar a evitar calambres y molestias. Olvídate además de los cables: el revestimiento trenzado mejora la durabilidad del cable USB y reduce al mínimo los nudos.

HP ha ideado un teclado con la mirada puesta en la competición del más alto nivel, con conmutadores azules con anti-ghosting y N-key rollover (pulsación de N teclas simultáneamente) que permiten a los gamers la agilidad que necesitan para maniobrar más allá de cualquier bloqueo, partida tras partida.

El OMEN 1100 cuenta con conmutadores mecánicos azules de máxima calidad, ofreciendo una capacidad de respuesta mejorada y una vida útil de 50 millones de pulsaciones. Cada movimiento cuenta y no importa cuántas teclas pulses a la vez: este teclado las detecta todas.

Y para distinguir todo sin problemas hasta en la oscuridad más envolvente, HP ha equipado su teclado con un fantástico sistema de retroiluminación. El Omen 1100 evita los errores de tipografía y hace brillar cada tecla con su propio LED individual de color rojo oscuro.

Si tu ordenador se parece más a una estación de combate que a una herramienta de trabajo, no dudes en hacerte con un teclado que determine el devenir de la batalla. Será tu mejor escudo frente al rival.