Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

H1Z1, The Culling 2, Realm Royale, Radical Heights, PlayerUnknown’s Battlegrounds… Todos ellos son conocidos por el género al que pertenecen, el battle royale.

Pero ninguno es tan mundialmente famoso como lo es Fortnite en su versión gratuita. La pregunta que nos hacemos es: ¿por qué? ¿A qué se debe el éxito del juego de Epic Games, que no gana ni en apartado gráfico ni en innovación a otros del género? ¿Cuál es su secreto?

Pero antes de responder a estas preguntas, queremos preguntaros a vosotros. ¿Cuánto sabéis del gran fenómeno del momento? En este cuestionario podrás demostrarlo.

 

Su origen

Aunque Epic Games lanzó Fortnite como un juego multijugador enfocado al género de la supervivencia, pronto se dio cuenta del éxito que podría hallar siguiendo los pasos de PlayerUnknown’s Battlegrounds. Esto les llevó a tener problemas con Bluehole, claro está. Después de todo, Epic Games son los responsables del motor gráfico Unreal que tenemos en PUBG, así que los comentarios sobre el conflicto de intereses no se hicieron esperar.

Superada la controversia inicial, la compañía siguió adelante con Fortnite Battle Royale, un modo de juego gratuito que acabó concibiéndose como juego independiente de Save the World. Epic necesitaba algo que los alejase de la bancarrota después del fracaso que supuso Paragon. ¿El resultado? Eso ya lo sabemos: nada podía pararlos tras la llegada de su battle royale.

Sus cifras

Las cifras que mueve Fortnite no tienen comparación, ya sean en relación a todo el dinero que ha generado (y no hablamos solo de paVos), como a la cantidad de jugadores con los que cuenta en sus servidores. Gracias a su presencia multiplataforma (o todoplataforma mejor dicho), el battle royale ha superado los 80 millones de jugadoressegún confesaba la compañía detrás del juego el pasado mes de agosto. Ya van por 105 millones.

 

 

En menos de un año, ya superaba a títulos como PUBG o League of Legends incluso en las plataformas de retransmisión en directo, como es Twitch. Se ha convertido en el free to play más exitoso del mercado y también en el más rentable. Epic Games actualmente está valorada en una cifra entre 5.000 y 8.000 millones de dólares.

En cuanto al juego en sí, se espera que cierre este año 2018 con ingresos por encima de los 2.000 millones de dólares. Casi nada.

Para todos los jugadores

¿Qué ha llevado a Fortnite a ser tan popular? El hecho de estar disponible para consolas, PC y dispositivos móviles es solo una de las razones que lo hacen uno de los juegos más jugados. Pero hay otros aspectos a tener en cuenta, empezando por el simple hecho de ser gratis.

Cuando un título es free to play, es mucho más sencillo caer en la tentación. Esta fue precisamente la ventaja que lo colocó por encima de PUBG. Mientras que el de Bluehole costaba dinero, Fortnite decidió lanzar su modalidad gratuita, atrayendo a todos aquellos que todavía no habían llegado a conocer el mundo de los battle royale.

Las mecánicas del juego son bastante sencillas y están orientadas a todo tipo de público. Digamos que es menos “técnico” que otros shooters y battle royale, de ahí que jugadores de todas las edades quieran probarlo. No es necesario dominarlo para disfrutarlo, lo cual es una gran clave de su éxito.

Más allá de nuestro nivel de habilidad, es muy fácil jugar a Fortnite en cualquier ordenador. No es un juego que exija demasiado, siendo el juego actual con los menores requisitos de sistema de su género. Como mucho, lo único que necesitamos es una buena conexión a Internet.

Ojo, no nos engañemos. Que exija poco no quiere decir que nos aporte poco. El tickrate de Fortnite es incluso mejor que el de PUBG, algo que se nota cuando disparamos o nos movemos.

La diferencia está en construir

Hablemos de lo que es el juego en sí. ¿Qué lo hace diferente? La verdadera diferencia entre este battle royale y otros del mercado está en sus mecánicas de construcción. La gracia de Fortnite es construir, ¿verdad? Parece una tontería, pero esto lo que realmente nos hace disfrutar de cada partida y la hace única: construir nos permite un sinfín de posibilidades a explorar.

Cambiar el entorno mientras combatimos y nos movemos es algo que solo podemos hacer con dinamismo en Fortnite. Sí, en juegos como PUBG encontramos diversidad de escenarios, pero está claro que no es lo mismo. Fortnite va más allá del apuntar y disparar, eso marca la diferencia.

Los pequeños detalles

Los pequeños detalles que hemos encontrado en el juego también han marcado la diferencia. Más allá de las curiosidades, los secretos, los escondrijos y todo ese humor con el que Epic Games ha estado manteniendo vivo a Fortnite, hay mucho en el juego que lo hace diferente.

Sí, las skins son un gran atractivo gracias a su gran variedad, pero también nos gusta la diversidad del juego. Que nuestro personaje sea aleatorio, que pueda ser hombre o mujer por igual, que varíe su aspecto, su color de piel… son pequeños detalles que aportan esa igualdad de género y etnia que todo título necesita, además de hacer que en cada partida haya todavía más aleatoriedad.

Los influencers

Hay que saber agradecer las cosas, y Epic tiene que dar las gracias a “los influencers”. Streamers, youtubers y creadores de contenido en general que han caído desde el autobús de Fortnite y nos han hecho pasar muy buenos momentos.

 

Ninja o Dr Disrespect son dos buenos ejemplos de esos “influencers” que mantienen entretenidos a los fans de Fortnite. Twitch y Youtube se han llenado de vídeos y directos de profesionales y no tan profesionales intentando conseguir una victoria magistral. No todos lo consiguen, eso también hay que decirlo.

Juega en cualquier lugar, pero no intentes ganar con cualquier cosa

Está claro que podemos jugar a Fortnite donde sea y cuando sea gracias a ser multiplataforma. Lo que también está claro es que no vamos a jugarlo de la misma forma en todas esas plataformas. Si además sois jugadores de PC, hay que andarse con ojo, pues no todos los equipos nos ayudarán a ser los mejores jugadores de este battle royale.

 

Si a alguien le agobia la idea de tener un sobremesa y queréis poder lanzaros del autobús en cualquier punto del mapa, mejor elegir un portátil como el HP OMEN X.

En un portátil, todo el potencial y el rendimiento de un sobremesa. Lo mejor: su precisión mecánica y su máxima inmersión. Está preparado para largas sesiones de juegos y la impresionante pantalla 4K y la tecnología NVIDIA G-SYNC nos permite visualizar esa Victory Royale en una claridad envolvente.

Imágenes | Epic Games