Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Alcanzó los 50 millones de jugadores en su primer mes de vida. Es uno de los videojuegos más seguidos en las plataformas de streaming. Protagoniza todas las noticias de eSports hasta tal punto que parece que solo se habla de él. No, no nos estamos refiriendo a Fortnite Battle Royale, sino a Apex Legends.

El nuevo gran fenómeno online nos viene de la mano de una desarrolladora que quizás no esperábamos ver metida de lleno en este género. Respawn Entertainment nos ha traído un título basado en el universo de su saga Titanfall. Apex Legends se lanzó por sorpresa el pasado 4 de febrero y, desde entonces, no ha dejado de triunfar. Tanto es así que son muchos los usuarios que opinan que estamos al fin ante el verdadero rival de Fortnite.

Entonces salta la pregunta, ¿es realmente Apex Legends mejor que Fortnite? ¿Qué lo hace distinto? ¿Qué le permite estar por encima? ¿Recuperará Fortnite la corona que tanto tiempo le ha pertenecido?

Otros lo habían intentado antes, pero fracasaron

 

Hasta ahora, siempre habíamos comparado a Fortnite con los juegos que llegaron antes que él. PlayerUnknown’s Battlegrounds siempre había sido su principal competidor, también porque fue un poco el “origen” del modo gratuito de Fortnite. Se sumaron otros, como H1Z1, que sí que fue el origen de todo el género, y los modos battle royale de sagas tan populares como Battlefield y Call of Duty, que no termina de triunfar con Blackout. Nada podía parar a Fortnite.

Ahora, sin embargo, nos encontramos con un juego que llega al colapsado género proponiendo una idea diferente. Lo que Respawn propone reside en sus personajes, que son toda la esencia del battle royale. ¿Por qué? Porque son personajes únicos, con un kit de habilidades, no son skins genéricas de simples avatares, sino Leyendas con personalidad propia.

Morir en solitario o vivir por un escuadrón

Desde el punto de vista de la jugabilidad, Apex Legends está basado en el juego por escuadrón. Los equipos de tres resultan dinámicos y divertidos, además de hacer que nos centremos en la sinergia de nuestros personajes. Gracias también a la comunicación por chat y chat de voz, además de un sistema de pings (que Fortnite ha implementado después), trabajar en equipo es todo un placer.

Fortnite sigue siendo la mejor opción para jugar solo, porque entre estos dos es el único que cuenta con esa opción. Ahora mismo, el juego de Epic Games permite más opciones en lo que a modos se refiere, pero esto puede ser solo una ventaja temporal.

La primera gran diferencia que vemos en su gameplay está en el propio aterrizaje. Mientras que en Fortnite aterrizamos por libre, Apex Legends introduce la dinámica del Líder de Salto. Con ella, un jugador elegido al azar dictará el aterrizaje de todo el escuadrón. Aunque podemos dispersarnos voluntariamente, es una muy buena forma de organizarse en equipo.

 

Una vez hemos aterrizado, nos damos cuenta de dos aspectos muy distintos. Mientras que Fortnite se especializa en la construcción, algo que lo hace bastante único en el género, Apex Legends se basa en la movilidad. Poder escalar paredes como si fuéramos ninjas es una gran ventaja que nos hace olvidarnos de las escaleras y paredes de Fortnite.

El truco de Apex

Mientras que Fortnite surgió con su modo Salvar el Mundo y más tarde anunció el modo gratuito Battle Royale, Apex Legends se presentó por sorpresa. Respawn lanzó su juego el pasado 4 de febrero sin ningún tipo de anuncio previo, y por mucho que sea el género de moda es normal pensar que sorprende demasiado cuánto ha crecido en tan poco tiempo. Pero todo nos queda mucho más claro cuando nos damos cuenta de que Apex Legends usó un pequeño truco: los streamers.

Ninja, Shroud, Dr Disrespect… son muchos los creadores de contenido que están metidos en el mundo de los videojuegos online, más concretamente de los battle royale. Respawn lo sabía, así que decidió pagar a varios de estos influencers para que promocionaran el juego en cuanto este se lanzara. ¿El resultado? Más de 25 millones de jugadores en su primera semana, convirtiéndose en lo más visto de Twitch.

 

El juego multiplataforma gana

Al final, gana el que más jugadores tiene, y en ese sentido Fortnite no tiene comparación. Gracias a encontrarse en todas las plataformas, cuenta incluso con el público más joven, usuarios de iOS, Android y Switch. Apex Legends se queda solo en PC y consola (PS4 y Xbox One) y, además, por el momento, no tiene juego cruzado. Respawn ya ha confirmado estar trabajando en ello, pero para dominar en esta lucha el tiempo de espera se vuelve crucial.

Hay un gran público de videojuegos para móvil que ha encontrado en Fortnite su mayor vicio. Las partidas son breves, las mecánicas son simples y se puede jugar en cualquier lado. Si Apex Legends no espabila y empieza a trabajar en su versión portátil, este es un nicho que siempre pertenecerá a Epic Games.

Una cosa está clara: donde más van a competir el uno con el otro es en PC, gracias a todas las facilidades que supone para muchos creadores de contenido. Puede que un ordenador sea la plataforma de preferencia para la mayoría de los BR, pero también hay que saber qué ordenador usar para jugar como nadie. No es lo mismo jugar con el mínimo de requisitos que con el máximo, y hasta Fortnite, con su estética cartoon, puede exigir más de lo que aparenta.

Por eso es recomendable jugar ambos títulos en un PC potente que pueda resistir sin problema las largas sesiones de juego. El mejor ejemplo de ello sería el nuevo HP OMEN Obelisk. Se trata de uno de los primeros sistemas OEM que lleva la serie de GPU NVDIA GeForce GTX 11, basada en Turing, donde podemos montar hasta una pontentísima RTX 2060.

No obstante, si sois gamers más «portátiles», tenemos otra recomendación. Nada que envidiar a un sobremesa, porque el portátil gaming HP OMEN 15 también está preparado para cualquier juego, sin necesidad de benckmarking: más pequeño y ligero que su predecesor y montando una gráfica GTX 1080 con diseño MAX-Q —aunque podemos escalar hasta una RTX 2060— y hasta 32GB DDR4-2666 de RAM. Un alto rendimiento y control de la temperatura que le permiten convertirse en un ordenador único, de marcos ultrafinos para sentir la tormenta a viva piel.

El problema de la escena competitiva

La comunidad de Fortnite empieza a no estar nada contenta con lo que Epic Games está haciendo con el juego. Los jugadores profesionales y los streamers más conocidos son los primeros en quejarse. La desarrolladora no hace más que implementar cambios y novedades a pocos días de que se inicie la Fortnite World Cup y todo se convierte en un caos.

 

La Temporada 8 está siendo un verdadero quebradero de cabeza para muchos, con el vehículo el Boloncho siendo casi imparable, y el arma nueva, el Arco Explosivo, dando errores que otorgan ventajas injustas.

Epic Games ha prometido cambiar las cosas y nerfear los vehículos de cara a la Copa Mundial, pero los clasificatorios para esta comienzan el próximo 13 de abril y no parece que todo vaya a estar al 100% para entonces. Y más si la compañía no piensa devolver a los jugadores la deseada recompensa de salud por eliminación.

 

Por su parte, el juego de Respawn acaba de nacer, pero ya cuenta con múltiples competiciones, gracias sobre todo a Twitch Rivals. Parece que Apex Legends lo está haciendo mejor que Fortnite a la hora de enfocarse en los eSports.

Respawn está muy pendiente de la comunidad, del equilibrio entre las armas y las habilidades de los personajes, aunque todavía les queda mucho por mejorar.

Entonces, ¿quién gana?

Todavía es precipitado decir si lo de Apex Legends ha sido un boom pasajero o si realmente llegará a superar a Fortnite. En el género, Epic Games no tenía un rival tan fiero hasta ahora, así que la lucha va a estar interesante.

Apex ha llegado en un gran mOMENto y ha sabido aprovechar las debilidades de Fortnite. Pero si después de la Temporada 8, con la llegada de la Fortnite World Cup, Epic Games recupera su tirón, el juego de Respawn podría pasar a un segundo puesto que, aunque sea ansiado por muchos, pueda entenderse como una derrota.

Imágenes | Epic Games, Respawn Entertainment