Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

«Buah, lo que más pereza me da de jugar al PC es la falta de exclusivas». No solo este mantra mil veces repetido es falso como un euro de cartón; es que además, quien tiene un PC, también tiene acceso a muchos de los mejores juegos exclusivos de consola. Y lo que llegará.

Servicios como PlayStation Now y futuras plataformas de streaming van a abrir (abren, de hecho) un universo ilimitado de títulos a los jugadores de PC, que se encuentran en la envidiable situación de poder disfrutar de lo mejor de ambos mundos.

Lo que mucha gente desconoce es que, a pesar de los supuestamente bajos requisitos de este tipo de plataformas, un auténtico PC gaming siempre va a proporcionar mejores resultados que cualquier caja beige reacondicionada que puedas encontrar al fondo de la tienda de informática. OMEN by HP cuenta con ello, y por eso posiciona su gama como opción preparada para el futuro… independientemente de cuáles sean tus preferencias.

Xbox Game Pass y xCloud: el hypercombo de Microsoft

Actualmente la plataforma de juegos de Microsoft es una de las más competitivas. Mediante Xbox Game Pass encontramos más de 100 juegos recientes en modalidad de tarifa plana, con un catálogo para consola y PC que se va actualizando continuamente. Hay tres posibles planes: PC, con los citados 100 títulos exclusivos de PC, Consola, con otros tantos de Xbox, y Ultimate, que aglutina ambos catálogos y suma el acceso Gold.

xCloud ofrecerá cerca de 3.500 juegos, la mayoría del catálogo de Xbox

La gracia del catálogo de Xbox es que muchos de sus principales juegos también están disponibles para PC. Esto quiere decir que los títulos con los que alucina cualquier jugador de Xbox One también están disponibles en PC, donde se benefician de procesadores y tarjetas gráficas mucho más potentes, unidades de almacenamiento SSD fulgurantes y controles más precisos.

Halo, Gears of War, Quantum Break… aunque se vendan como exclusivas para la consola de Microsoft, estas franquicias también llegan o llegarán a PC. Y en mejores condiciones. Una torre HP OMEN Obelisk, por ejemplo, da unas cuantas vueltas a cualquier consola con una gráfica Nvidia RTX 2080Ti y hasta 64 GB de RAM —en su última iteración—, con el beneficio de ser actualizable durante años.

 

Hay que tener en cuenta que en cierto modo Xbox Game Pass es un servicio de descarga de juegos más o menos tradicional. Aunque con tarifa plana, los juegos se tienen que instalar en el disco duro. La auténtica revolución llegará en el futuro con xCloud, una tecnología de streaming de alto rendimiento gracias a la cual los juegos se ejecutarán en la nube y llegarán a tu PC a través de internet.

Según Microsoft, xCloud ofrecerá una biblioteca de cerca de 3.500 juegos, entre ellos la mayor parte del catálogo histórico de Xbox. Dicho de otra forma, quien tiene un PC tiene acceso al repertorio de juegos de Xbox. Del tirón. Puede parecer una solución de bajo coste, pero como ya hemos comprobado con PlayStation Now, el streaming para juegos no anula la necesidad de contar con un PC gaming para jugar a tope. Al contrario, la hace más evidente.

PS Now: las grandes joyas de Sony, ahora en el monitor

Por supuesto, esto del streaming de juegos no es nada nuevo. Problemas como la pobre calidad visual derivada de un ancho de banda hasta hace poco muy limitado y una latencia inasumible han lastrado esta tecnología hasta hace poco. Sony ha sido una de las pocas firmas que ha sabido marcarse un tanto con PlayStation Now, un servicio de streaming que permite disfrutar de sus mejores exclusivas en nuestro PC gracias a la nube. Hay nada menos que 600 juegos disponibles.

Para ello, todo lo que hay que hacer es instalar el cliente PS Now y conectar un mando compatible.

Una vez lanzado el juego en cuestión, este se ejecutará en los servidores de Sony, que enviarán audio y vídeo igual que si estuvieras viendo una película en Netflix. ¿Te quedaste con las ganas de jugar a The Last of Us cuando salió? Este es tu momento. Y sin salir de Windows.

La teoría dice que servicios como PlayStation Now permitirían ejecutar el remake de Final Fantasy VII incluso en un teléfono. En la práctica, no es tan sencillo. El principal problema es la latencia, y es que al ejecutarse el juego de forma remota estamos enviando los datos de control a través de internet. Y si el lag puede ser letal con juegos instalados localmente, imagina con un servidor a miles de kilómetros de distancia.

Los ordenadores convencionales simplemente no tienen la capacidad de red necesaria para una experiencia de streaming inmaculada

Es por este motivo que equipos gaming como el OMEN 15 by HP seguirán fijando el nivel incluso en la era del streaming. Gracias a su amplificador de red exclusivo, los portátiles OMEN by HP priorizan el tráfico de datos relacionado con el juego para enviarlo por la conexión Ethernet, generalmente más rápida, mientras el resto se manda por Wi-Fi. Y si solo es posible una conexión inalámbrica, el soporte 802.11b/g/n/ac 2x2 asegura enlaces de alta velocidad mucho más estables, para que el lag no sea un problema.

Otro detalle interesante y que no verás en ordenadores corrientes es el uso de procesadores Intel Core de octava y novena generación de alto rendimiento. ¿Que por qué es importante esto? Fácil. Aunque un stream HD como el de PS Now no requiere un gran hardware, si tienes procesos de fondo como un stream de Twitch o YouTube para tus seguidores vas a necesitar todo el músculo que tengas. Asimismo, las tarjetas gráficas dedicadas GeForce GTX y RTX incorporan mejoras en el procesamiento de vídeo para garantizar un escalado desde fuentes HD mucho más delicado.

Clásicos de toda la vida y el streaming que llega con Stadia

¿Y si realmente nos gustan los clásicos? Lo retro está de moda, pero buena suerte buscando una NES a precio de saldo en la tienda de segunda mano. Y de cartuchos en buen estado, mejor ni hablamos. Afortunadamente, hay soluciones legales. La más reconocida la brinda Archive.org con su inabarcable catálogo. Considerada internacionalmente como una auténtica biblioteca, ofrece multitud de juegos de todas las épocas emulados para nuestro disfrute a través de internet.

El repertorio de Archive.org incluye juegos de Megadrive, Atari y plataformas mucho más oscuras, así como un buen puñado de recreativas. Son clásicos entrañables y que nos hacen derramar una lagrimita… mientras maldecimos la baja calidad de la mayoría de los monitores. Y es que, a menos que tengas un monstruoso CRT por casa, los clásicos de los 90 y 80 también se van a ver mejor en un monitor gaming.

El motivo es muy simple. La mayoría de los paneles LCD tienen una velocidad de refresco bastante baja, lo que unido a su triste tiempo de respuesta G2G (el tiempo que requiere un píxel para cambiar de color), implica la aparición de estelas (blurring) muy desagradables.

 

Este efecto se amplifica cuanto más grandes y chillones sean los píxeles. Un monitor específico para juegos como el OMEN by HP 25 no solo brindará gráficos más definidos gracias a sus 144 Hz y respuesta reducida, sino que además te permitirá eliminar el tearing y el stuttering cuando juegues a títulos nativos de PC gracias a su soporte FreeSync. Dos pájaros de un tiro.

Los juegos conservados en Archive.org representan el pasado, pero en cierto modo también un futuro perpetuamente conectado a internet.

Con el reciente anuncio de Stadia, Google quiere saltar al mundo de los videojuegos utilizando el streaming, Aquí es donde de verdad vamos a empezar a ver cómo las líneas entre PC y consolas se difuminan. Una vez más a favor del PC, puesto que Ubisoft brinda su servicio UPlay+ a través de esta plataforma para facilitar el acceso a más de 100 juegos.

Los datos de latencia de Stadia todavía no son públicos y habrá que esperar hasta 2020 para conocer todos sus detalles. Tratándose de una plataforma que aboga por la máxima calidad de imagen posible, no obstante, los requisitos serán potentes. Se estima que 65 horas de juego a 4K podrá consumir 1 TB de datos, así que hará falta un buen ancho de banda. Y quien dice un buen ancho de banda, también dice una buena tarjeta de red.

La mayoría de los equipos de consumo incorporan controladoras de red con un rendimiento básico que puede inducir problemas de lag en entornos tan exigentes como el streaming, a lo que se suma el propio coste del procesamiento de vídeo a nivel de procesador.

Un equipo gaming se hará pues indispensable, más aún si pensamos emitir nuestras partidas a través de plataformas sociales. Los mismos problemas que un equipo corriente va a tener con PS Plus los encontraremos en Stadia. Así que no solo el streaming no va a matar a los ordenadores gaming, sino que incluso les va a dar alas gracias a sus superiores capacidades de red.

Los mejores juegos, sean de lo que sean, siempre mejores en PC

 

A la postre, no hay mejor plataforma de juego que el PC. Factores como la velocidad de refresco y la calidad de los monitores gaming, vastamente superiores al panel de cualquier televisor, las infinitas posibilidades de expansión y sus capacidades multimedia hará que sigan siendo la referencia absoluta. Y esto cabe añadir la creciente disponibilidad de «exclusivas» de consola a través de las plataformas de streaming.

No es por tanto exagerado asegurar que el PC vive su segunda época dorada. Los títulos multiplataforma brillan con luz propia gracias a la gama OMEN by HP, mientras que los jugadores competitivos arrasan en partidas de juego cruzado gracias al uso de periféricos específicos de alto rendimiento. Se mire por donde se mire, el futuro de los videojuegos, especialmente para los más exigentes, pasa por el PC.

Imágenes | HP, Naughty Dog