Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

¿Sigue siendo Fortnite Battle Royale el videojuego de moda? Camino de los 80 millones de jugadores, sus datos dicen que sí. Es gratis y está por todas partes, en lo que a plataformas se refiere; resultado: todo el mundo juega. Pero no todo el mundo corre la misma suerte. Así que hoy toca buscar trucos para aguantar hasta el final.

Recordad que siempre es mejor con amigos, pero a veces estamos solos contra el mundo y toca aprender a no morir nada más aterrizar. Y ya que estamos, lo primero es saber dónde aterrizar.

1. No aterrices en sitios con nombre propio

Pueblo Tomate suena bien y seguro de mucho botín esperándonos. Pero esa misma idea pueden llegar a tenerla cincuenta jugadores más: será mejor que nos olvidemos de aterrizar por aquí. Aunque en los lugares marcados en el mapa la densidad de cofres y objetos es por lo general mayor, no es recomendable aterrizar en los puntos más concurridos. Y esos suelen ser los lugares del mapa que tienen nombre propio.

A diferencia de juegos como PlayerUnknown’s Battlegrounds, Fortnite reparte bien el botín por el mapa. Así, podremos encontrar objetos interesantes en colinas y lugares recónditos. Una casa en medio de la nada, un pequeño montículo que apenas se ve en el mapa, detrás de un árbol cualquiera… Lo mejor es fijarnos en pequeñas localizaciones en las que nadie se fije. De esta forma podremos armarnos con calma y empezar a montar nuestra propia estrategia sin que nadie nos dé con un pico nada más aterrizar.

2. Aquí no importan las muertes

Importa que no muramos nosotros. Sí, está bien el ir aumentando el número de asesinatos que conseguimos, pero el juego no va de eso. Fortnite Battle Royale es un título de supervivencia, por lo que será mucho más útil que aprendamos a acampar, a movernos y a protegernos antes incluso de aprender a disparar.

Mantener las distancias y tener preparado un pequeño arsenal será fundamental. Una vez aterrizamos y nos “vestimos”, tenemos que analizar bien la situación.

Entraremos en los edificios que no parezcan haber sido saqueados (un cofre abierto significa que solo han dejado los restos) y nos moveremos alejándonos de los puntos clave el máximo tiempo posible. No es lo mismo tener un encuentro 1vs1 que vernos ante siete jugadores y tener que matarnos los unos a los otros.

3. No te olvides el rifle

Las armas son variadas y no todas tan útiles como parecen. Lo mejor es llevar siempre con nosotros un arma de largo alcance. Esto es, un rifle de asalto o un rifle de francotirador. El lanzacohetes puede estar bien para dañar las estructuras de los rivales y quitarles algo de vida, y la escopeta, dentro de sus posibilidades, tampoco está mal.

Cuando aterrizamos cogemos todo lo que podemos por mera desesperación. Necesitamos estar armados. Sin embargo, hay que tener en cuenta que llenar nuestro inventario con armas que dejan mucho que desear no es buena idea.

Por supuesto, también debemos llevar con nosotros objetos de beneficio, como el botiquín, las vendas o las pociones. Ponernos un escudo que pueda ayudarnos a aguantar más daño es muy importante.

4. Reunir materiales y construir: la clave

Hay tres elementos que suponen nuestro material de construcción. Conocerlos es la clave. Nuestros recursos son la madera, el ladrillo y el metal. Nos sirven para crear paredes, techos, suelos y escaleras, creando estructuras básicas de defensas o auténticas fortalezas. Con madera construimos rápido, pero las estructuras son débiles.

El metal es el material más resistente, pero también con el que construimos más despacio. Recolectar materiales es esencial, sobre todo en las primeras partes del juego, cuando podemos prestarle más atención.

Construir es lo primero que debemos aprender para sobrevivir en Fortnite. Las escaleras serán muy necesarias si queremos escalar rápidamente, y las paredes son la construcción básica para protegernos. Nada más oír disparos, construye. Debemos procurar no quedarnos acorralados en nuestra propia construcción para no darle ventaja al enemigo.

Una de las construcciones rápidas más infalibles es la pirámide. Esta nos proporciona una cobertura rápida y nos protege del ataque en cualquier dirección. Con el fuerte defensivo, debemos subir a la zona superior y tapar cualquier acceso por la parte inferior para librarnos de los rivales.

5. Lo mejor es ganar altura

Construir escaleras para ascender a las cimas de las montañas o simplemente acceder a una parte de un edificio que tiene las escaleras rotas son los usos más comunes de este aspecto del juego. Después de haber aterrizado en un sitio seguro, lo mejor es entrar en el interior, construir y ganar diferentes alturas. Hacia el final del juego, los usuarios tienden a centrarse en los puntos más altos, por lo que practicar el movernos por escaleras mientras construimos es una práctica inteligente.

Las cimas de las montañas nos ayudan a pasar desapercibidos para aquellos que se mueven a ras del suelo. Se trata además de una buena posición para francotiradores. No obstante, construir en ellas revelará nuestra posición rápidamente.

6. No desperdicies munición

Todos nos ponemos nerviosos al ver una construcción que no hemos hecho nosotros. Cabe la posibilidad de que dicha construcción no sea reciente, que ya esté abandonada. No es bueno disparar a lo loco sin confirmar si hay gente dentro. Desperdiciamos munición si lo hacemos, y esto, avanzada la partida, no es nada recomendable.

Con las sanaciones y escudos pasa exactamente lo mismo. Debemos limitar los tiempos de curación para usar este tipo de objetos solo cuando estemos seguros. Un enemigo puede pillarnos indefensos mientras nos curamos o protegemos.

7. Mantente en silencio

Además, disparar a la nada puede también delatar nuestra posición. Si hasta ahora habíamos pasado desapercibidos, un disparo puede darle a cualquiera la información suficiente como para saber dónde estamos, independientemente de si ha visto la dirección del disparo o no.

Otros jugadores pueden escucharnos moviéndonos, construyendo o disparando. Localizar las fuentes de sonido es más fácil de lo que parece, por eso hay que avanzar con calma y en silencio. Correr puede ser peligroso, pues es ruidoso y puede delatar fácilmente nuestra posición.

La clave de los expertos está en encontrar el equilibrio entre el movimiento y la pausa. Quedarse quieto no es bueno, pues pueden rodearnos con facilidad si no estamos bien escondidos. Pero movernos puede causar ruidos con los que nos pueden detectar. Los profesionales no dejan el modo edición en ningún momento mientras se van situando y preparando su próxima estrategia.

8. Lucha solo si sabes que vas a ganar

Fortnite parece decirnos fácilmente quién gana y quién pierde en un encuentro. Pero esa victoria asegurada puede acabar siendo una estrepitosa derrota. Hay que saber cuándo tenemos todas las de ganar. Para eso, lo más importante es intentar contar con la sorpresa. Si nuestro enemigo no se espera el ataque, el primer disparo se lo lleva seguro.

A menudo, es mucho mejor escondernos. Mantenernos ocultos y no tomar riesgos innecesarios nos salvará muchas veces, aunque pueda parecer una estrategia cobarde. Al fin y al cabo, esto va de sobrevivir, por lo que nos toca decirle que sí al juego sucio de vez en cuando. ¡Y no hay que sentirse mal por ello! A todos nos gustaría llevarnos una Victory Royale de vez en cuando, ¿no?

9. No te olvides de la tormenta

La tormenta irá cambiando su posición hasta acabar rodeándonos por completo. Al inicio de la partida no vamos a darle la importancia que merece, pero no debemos olvidarlo: la tormenta es nuestro mayor enemigo. Con su círculo cada vez más pequeño, nos dañará si acabamos dentro de su zona, por lo que debemos estar siempre pendientes de hacia dónde se va a reducir.

Aconsejamos moverse lo más rápido posible hacia la zona segura. Sí es cierto que aproximarnos a las zonas de la tormenta puede darnos cierta ventaja sobre zonas que no han sido saqueadas, pero es un paso arriesgado para los principiantes. Quedar rezagados nos dejará entre la espada y la pared. O entre una escopeta y la tormenta.

10. No corras a campo abierto

En el anteriormente mencionado PUBG es mucho más fácil ocultarse incluso a campo abierto. En Fortnite, al contar con un estilo más caricaturesco, somos extremadamente visibles en este tipo de terrenos. Moverse al aire libre es muy peligroso, debemos intentar movernos hacia las colinas y acantilados y procurar ocultarnos el máximo tiempo posible.

Escondernos detrás de los árboles funciona, y el objeto Arbusto ayudará bastante. Eso sí, es mucho más fácil detectarnos cuando estamos en movimiento. Si el peligro anda cerca, es mejor intentar ocultarnos y no movernos hasta sentir que estamos seguros.

11. Cuidado al saquear a otros

Hay una pelea, la ganamos, toca saquear. Pero cuidado. Al igual que pasa cuando jugamos en equipo, hay que prestar atención a nuestro alrededor. Pararnos a curar a un compañero o, en este caso, a coger el botín de otro, puede ser arriesgado. Concentrarnos en ello nos hace vulnerables. La ruidosa pelea ha podido llamar la atención de otros jugadores, por lo que es mejor ser rápido y desaparecer de esa posición lo antes posible.

Por otro lado, el botín del enemigo caído puede servirnos de cebo. Podemos atraer a otros jugadores con lo que ha dejado nuestro último adversario. Nos ocultamos para buscar la sorpresa y, ¡bang! Un enemigo abatido más.

Tú también necesitas tu arsenal

Fuera del juego, es importante que te fijes en tu propio arsenal. Es decir, en el equipo con el que juegas. Ahora que empieza un nuevo curso y toca comprar materiales; quizás también necesites un ordenador nuevo.

Si caes en Pueblo Tomate y quieres sobrevivir a esa mala decisión, ármate bien. OMEN by HP cuenta con una gama de portátiles gaming de alto rendimiento que son idóneos para llevarte a cualquier parte. Puede que juegues solo, pero al menos siéntete bien acompañado por un ordenador potente y preciso.

¿Utilizas tu portátil para tomar apuntes en la universidad, pero también quieres uno con el que jugar a Fortnite con total fluidez? Portátiles como el OMEN X son esenciales para los más jugones. Rendimiento gráfico a la altura de cualquier sobremesa, con un cómodo teclado mecánico, pero en el cuerpo de un portátil que puedes llevarte de un lado a otro. Además, la cámara FHD HP Wide Vision con micrófono digital de matriz doble, el aliado perfecto a la hora de hacer streaming de Fortnite.